Por: Jonathan Falcao

Ser inmigrante en la era Donald Trump es también ser un Terrorista, hoy el cine de Hollywood nos vende a los mexicanos como narcotraficantes y de gente que busca invadir, saquear y aterrorizar al país más poderoso. La película funciona muy bien con todo y la propaganda política.

La cinta es dirigida por Stefano Sollima, el director nos enseña un mundo que ya no conocemos en las noticias y redes sociales, aunque es cuidadoso a la de dirigir cuenta con pequeños detalles que sacan al espectador del entorno cinematográfico. La dirección de actores es muy sólida y el montaje es eficiente a la hora de contarnos una historia.

Benicio del Toro siempre trabajando con el rigor que lo ha destacado, aunque “Sicario” no es una obra maestra podemos ver al actor muy comprometido con su trabajo y creando tensiones que el espectador disfrutara a lo largo de la trama con buenas escenas de acción.

El cine es un arte que se convierte en un negocio y estamos codificados a un sin número de películas que podamos procesar rápidamente y para eso necesitamos una gran fotografía y en el caso de esta película la llave que abre todas las puertas es de cinematógrafo Dariusz Wolski, no hay secuencia que no deslumbre por su gran aspecto cinematográfico digno de una franquicia de Sony Picures.

La historia es ideal para gente que goza historias del narcotráfico, inmigrantes y sobre todo si te ha gustado la primera película de “Sicario”.  Todo comienza cuando contratan a mercenario para conseguir que los carteles de la droga mexicanos se enfrenten y evitar que sigan introduciendo a terroristas en los EE. UU.

P.D. Extrañamos a la grandiosa Emily Blunt.

Loading Facebook Comments ...