Por: Elizabeth Cortés

Roma (2018) es la nueva película de Alfonso Cuarón. Desde el anunció de que sería el proyecto que marcaría el retorno del aclamado director mexicano a México, esta película ha sido esperada con ansias por el público. Presentada y galardonada en el festival de cine de Venecia de este año, ahora le tocó el turno de ser presentada por el director y el elenco en la 16º edición del Festival de Cine de Morelia. Los boletos para la gala de presentación se agotaron en menos de un minuto, y cientos de personas se presentaron en la alfombra roja para aplaudir a los participantes de dicho filme.

La cinta relata la historia de Cleo (Yalitza Aparicio) una empleada doméstica de origen indígena que trabaja para una familia de clase media-alta que vive en la colonia Roma de la ciudad de México en los años 70´s. Un relato que parece simple, pero Cuarón supo hacer de este proyecto algo minimalista, aplicando el menos es más, mostrando mucho con tan pocos elementos y sin caer en el estilo del melodrama telenovelesco.

Cuarón comentó en múltiples entrevistas que esta es una película sobre las personas que son invisibles dentro de nuestra sociedad. Las empleadas domésticas en nuestro país siguen siendo ignoradas por las personas, cuando su papel dentro de una casa e incluso dentro de la misma familia es muy grande, terminan convirtiéndose en las segundas madres. Si se va por esta tangente, Roma trata de exponer una forma diferente de la maternidad, ya que no solo vemos el mundo de Cleo sino también el de Sofía ( Marina de Tavira) la matriarca de la familia y patrona del personaje principal. Estos dos personajes al principio de la película parecen ser muy ajenos, pero conforme la narrativa va avanzando vemos que hay algo que las termina uniendo y haciendo similares. Existe una toma dentro de la cinta que refuerza esta idea y que incluso es la imagen oficial del poster de la película. La forma en que se mezcla la temática principal con el contexto histórico,está bien trabajado y justificado, de hecho ayuda a que la historia sea más humana.

Cinematográficamente es un proyecto bien realizado desde todas las perspectivas. Alfonso Cuarón además de ser el director también fue el fotógrafo. Durante la Master Class que presentó durante el FICM, comentó que batallo mucho para no realizar tomas que parecieran sacadas de otras películas, definitivamente se esforzó mucho para darle su verdadero toque personal y demostrar un filme realmente auténtico. La mayoría de las tomas son paneos y la cámara sigue el movimiento de los personajes, esto hace que la historia se sienta fluida y no tan pesada a pesar de ser minimalista. El diseño sonoro está bien construido, se pensó en todos los planos sonoros de una toma lo cual te hace sentir que realmente estás dentro de la película y que estas viviendo dentro de la ciudad de México en los años 70´s. El diseño de producción sin duda es también un protagonista dentro del filme,se muestra mucho en una sola imagen, pero todo está justificado, apoyando y ambientando la escena.

Sin duda Roma puede que sea la obra maestra hasta el momento de Alfonso Cuarón, y retoma la idea de que el cine no es más que una bella interpretación de la realidad.

Loading Facebook Comments ...