Suspira (2018) es la nueva película de suspenso que ha llenado las salas de cine de nuestro país. Dirigida por Luca Guadagnino (Call me by your name, 2017), y protagonizada por Dakota Johnson,Chloë Grace Moretz, Tilda Swinton y Mia Goth. Además cuenta con la aparición especial de Jessica Harper, la protagonista de la versión original de 1977 dirigida y escrita por el famoso director italiano Dario Argento. Se debe mencionar de antemano que esta película puede verse como un remake de la versión de los 70´s, pero en realidad lo que busco Guadagnino fue adaptarla lo más diferente posible de la versión de Argento, eso sí, manteniendo el suspenso y algo del estilo de la original.

La historia trata de Suzy Bannion (Dakota Johnson), una joven americana que viaja a Berlín para cumplir su sueño de bailar en la prestigiosa compañía de danza Tanz. En dicha academia estudia una chica llamada Patricia (Chloë Grace Moretz)la cual ha desaparecido misteriosamente. Durante su estancia, Suzy comienza a notar mejoras en su baile gracias a Madame Blanc (Tilda Swinton), la directora de la academia. Al mismo tiempo, Sara (Mia Goth), la mejor amiga de Patricia y ahora de Suzy, poco a poco empieza a sospechar que esta relación entre aprendiz y maestra podría ser algo más allá de lo normal.

Algo de diferente que existe en esta versión es que existe una mayor profundización en los personajes, algo que no siento del todo en la versión de los 70´s. Sabemos un poco más del pasado de la protagonista, y del por que ocurre lo que ocurre. Cada acontecimiento y personaje está bien justificado. Este filme, definitivamente no solo quiere asustar, sino sacar de la zona de confort al espectador, y esto es algo que solo se logra con una buena historia. Guadagnino no sólo profundizó más en la vida de la protagonista, sino también aprovecho a otros personajes, para hacer aún más fuerte la historia, como es con el caso del Dr.Josef y el de Sara, para ayudarse en este proceso de hacer caer en la locura respecto al contexto que se vive en la película.

Hablando de contexto, no solo nos referimos al de brujería y terror. La historia usa de trasfondo la época en que Alemania estaba dividida en dos por el famoso Muro de Berlín.El contexto histórico en el que se desarrolla la película no es del todo ornamental, sino que va de la mano (de una manera superficial) con el contexto que se vive dentro de la academia. Los actos terroristas, el fantasma del holocausto, el miedo, la culpa; suenan por sí solos como historias de terror de la vida real. Claro que esta relación de contexto histórico con la trama no es tan fuerte como debió de haber sido. Se logra (apenas) percibir que se buscaba reforzar el terror de todos los acontecimientos históricos con la historia de las bailarinas/brujas, algo así como querer hacer de una película de terror algo serio y con una crítica política.

Se podría pensar, que en esta versión la danza tendría un peso psicológico y simbólico respecto a la historia. Pero la realidad es que no es así, parece que Guadagnino solo lo uso como decoración, como para que se “viera más bonito”.Esto refuerza el hecho de que a pesar de que hubo profundización en unos personajes, otros fueron dejados de lado por completo. Y esta bien esto siempre y cuando no se les ponga en pantalla realizando actos que ayudar a la narrativa de la historia. Por que al final esto no deja más que un hueco en el espectador.

En resumen, esta adaptación (totalmente diferente) tiene sus fuertes, pero también tiene sus debilidades. Al principio se siente un ritmo ligero y entretenido, pero en otros momentos se va sintiendo lenta y pesada. Falta un poco de equilibrio. Por otro lado esta versión funciona porque Suspira no es Suspira.

Loading Facebook Comments ...