Por: Elizabeth Cortés

¡Alerta! Pequeños spoilers pueden estar presentes en esta nota.

Bradley Cooper y Lady Gaga protagonizan la que es el cuarto remake de una historia de amor que se vive bajo el contexto de la búsqueda de la fama y la autodestrucción. A star is born (2018) se ha estrenado en las salas de cine de casi todo el mundo, y muchos han salido impresionados por las buenas actuaciones y por las canciones que acompañan este filme.

 

Comencemos con la participación de Bradley Cooper en este proyecto. No sólo protagoniza el filme, sino también es productor, guionista y director. Originalmente el director iba a ser Clint Eastwood, pero por uno u otra razón tuvo que salir del proyecto, y fue así como cayó en manos de Cooper. Logra llevar la historia desde un punto de vista un poco más humano. Se han leído muchos comentarios de que por ser la visión de un hombre, la historia toma un rumbo en el cual es la típica chica en apuros que es rescatada por un príncipe azul, al cual ella cuida y por ello descuida su carrera.  En las versiones de 1937 y de 1954 sea así, pero hay algo nuevo en esta versión y es el hecho de que el personaje de Jackson Maine ( Norman Maine en las versiones pasadas) ahora tiene un background. Ahora se sabe un poco más de este personaje, sabemos que tuvo un padre alcohólico y una vida difícil antes de volverse famoso, y que ese quizá sea la razón por la cual sufre alcoholismo. Esta es la base para hacer énfasis en que Jackson no lleva una autodestrucción por qué su pareja está teniendo más éxito que el, esto incluso viene antes de conocer a Ally. Sin duda las razones van más allá y esto es una buena construcción del personaje, le da más profundidad. Bradley Cooper, sin duda supo cómo interpretar a Jackson Maine, lo encarna con mucha pasión. Le da al personaje el toque de vulnerabilidad que necesita para poder desarrollarse, y quizá pueda que el actor reciba una nominación al Oscar por su actuación y no tanto por su dirección.

La elección de Lady Gaga como la protagonista, sin duda trajo muchos comentarios en los que se expresaba cierta desconfianza sobre los talentos actorales de la cantante. Y es que llenar los zapatos que alguna vez usaron Janet Gaynor, Judy Garland y Barbra Streisand no es tarea fácil. Al comienzo de la pre-producción Gaga no era la primera elección, se había hablado de tener a Beyoncé en el papel de Ally. Pero fue una gala de beneficiencia contra el cáncer la que cambió todo. A dicha gala acudió Bradley Cooper y Lady Gaga realizó un performance en el cual cantó la canción “La vie un rose” de Edith Piaf. En varias entrevistas Cooper comenta que fue aquella actuación que lo convenció que Gaga era la indicada para encarnar el papel y ayudar a que el filme funcionará. Ya habíamos visto a Gaga en papeles pequeños en algunas temporadas de la serie American Horror Story, pero no fueron tan demandantes como el hecho de interpretar a una joven con un gran talento para la música que es rechazada por la industria por su físico. Ally es sin duda una construcción de alguien que tiene dudas, miedo, que se ha rendido ante la posibilidad de alcanzar sus sueños y es por eso que no tiene una identidad en sí. Durante toda la película Ally busca encontrarse y cree que lo puede lograr de la mano de Jackson y después de la mano de su representante, pero no es sino hasta al final cuando ella se logra liberar de todo eso y con la toma final ella nos dice: esta soy yo y esto lo que tengo que decir. Se da a entender que Ally está destinada a dejar una huella en el mundo y que aquello que dirá tendrá más peso de lo que pudo lograr Jackson o lo que pudo haber hecho si hubiera seguido de la mano de su manager. Quizá no sea la actuación del año, pero Gaga logró identificarse con el personaje, buscarle y encontrarle una voz para expresar las inseguridades, las pasiones, el amor y la búsqueda de identidad de Ally. Cabe mencionar como dato curioso que la misma Barbra Streisand aprobó en una entrevista la actuación de Gaga.

La historia quizá sea igual a la de las versiones pasadas, pero cada una siempre ha tenido un cambio que la lleve a adaptarse en el tiempo y contexto en la que se está filmando. Este nuevo remake ha tomado de cada una de las viejas versiones lo que en su momento las hizo únicas. De la primera versión toma el hecho de que para poder ser una estrella debes de tener cierto aspecto físico, y tanto en la versión de 1937 como en la actual, Ally (Esther en las versiones pasadas) tiene que hacer sacrificios en su imagen física y musical para lograr la fama que tanto anhela. De la segunda versión se toma lo musical, y el hecho de que el personaje de Jackson ya no es tan superficial y un antagonista.  De la última versión es de la cual toma más elementos, el estilo de música y de los personajes. Todos los elementos tomados son bien adaptados de una forma que son atractivas para el público de hoy y que evita que la película pase desapercibida.

Es muy importante dar énfasis en el hecho de que esta no es una historia donde el machismo y la idea de el hombre rescata a la damisela. Es el relato de cómo dos personas que se aman mutuamente están en busca de su identidad. Tanto Jackson como Ally no saben a ciencia cierta quiénes son y ambos sufren de grandes inseguridades, el primero por su pasado turbio y la segunda por las expectativas de belleza que se le han puesto a las mujeres en el mundo artístico. Al estar juntos, ambos creen que por un momento han encontrado aquello que tanto buscan, juntos se han ayudado mutuamente a encontrar su camino gracias a la música. Esto último solo es algo momentáneo, ya que en el momento en que la carrera de Ally comienza a despegar, esta vuelve a perderse y Jackson de igual forma lo hace. Uno lo logra al final y el otro no. Es una historia que quiere contar como es muy fácil perderse a uno mismo y como es muy difícil para uno encontrarse, cuando se lleva tanto tiempo perdido.

A star is born, es sin duda un remake auténtico y bien hecho. Todo en la película funciona a la perfección y el soundtrack sin duda ayuda a soportar aún más esa idea. Incluso se habla de que probablemente sea una de las favoritas para la próxima edición de los premios de la academia. Hasta el momento Barbra Streisand ha sido la única que se ha llevado el Oscar gracias esta franquicia, pero quizá eso llegue a cambiar.

 

Loading Facebook Comments ...