Fuente: Notimex

Un relato íntimo sobre el mundo rural y al mismo tiempo una reflexión sobre el abandono del campo en México constituyen los ejes narrativos de la película “Titixe”, opera prima de Tania Hernández Velasco, presentada hoy en la Fiesta de Cine de Roma.

De sólo 62 minutos de duración, un formato difícil, según reconoció la propia realizadora en rueda de prensa, la película es casi un documental familiar rodado en los escenarios rurales de Puebla.

La historia arranca con la muerte del último campesino de una familia de la provincia mexicana. Con él se pierden todos los conocimientos ancestrales sobre el trabajo de la tierra.

Su hija y su nieta (la propia Hernández Velasco), del todo inexpertas, intentan una última cosecha con los métodos tradicionales para convencer a la abuela, la viuda del campesino, a reconsiderar su decisión de vender el terreno.

Al entrar en contacto con la tierra, las dos mujeres encuentran los rastros (titixe en náhuatl) de su familiar y de su mundo: el árbol, los brotes apenas germinados, el lenguaje de las nubes, el temor de perder la cosecha a causa de la tempestad.

“Este es un proyecto personal que nació de una cuestión familiar, cuando hace unos ocho años mi abuelo me confesó su tristeza porque ninguno de sus hijos y nietos se dedicaron al campo”, dijo la realizadora.

Señaló que el proyecto cinematográfico sólo tomó forma tras el deceso de su abuelo, cuando la promesa que le hizo tomó otra relevancia.

“El proceso para concebir esta película fue muy intuitivo; mientras comenzamos fuimos descubriendo lo que iba a ser el filme”, narró.

Hernández Velasco afirmó que aunque se trata de un relato íntimo, la realidad política y social del lugar tomó protagonismo para presentar una visión más amplia de las dificultades que debe enfretar quien en la actualidad se dedica al campo en México.

“Titixe”, que fue aplaudida durante su exhibición a los medios, fue presentada en premier mundial en la 13 edición de la Fiesta del Cine de Roma, iniciada el 18 de octubre pasado y que concluirá el domingo próximo.

En esta edición participaron en la principal sección del festival cuatro películas mexicanas, aunque sólo “Titixe” y “Bayoneta” (dirigida por Kyzza Terrazas) fueron estrenos mundiales y contaron con la presencia de sus respectivos realizadores e intérpretes.

Las otras dos cintas mexicanas presentadas en la reseña cinematográfica romana fueron “La Negrada”, dirigida por Jorge Pérez Solano, y “Las Niñas Bien”, de la directora Alejandra Márquez Abella.

Loading Facebook Comments ...