Fuente: Notimex

Con una ciencia ficción en la que hay hombres y mujeres, sin monstruos, la francesa Claire Denis compite en la Sección Oficial de la 66 edición del Festival de Cine de San Sebastián con “High Life”, protagonizada por el británico Robert Pattinson.

El filme, en el que también intervienen la francesa Juliette Binoche, el estadunidense André Benjamin y la británica Mia Goth, tiene para la cineasta muchas referencias importantes, entre ellas la película “Solaris” del ruso Andrei Tarkovski, “quien nos muestra que la ciencia ficción es algo terrestre”.

“Es algo que solamente los humanos pueden imaginar, no necesitamos aliens, no necesitamos monstruos, la ciencia ficción está bien si hay hombres y mujeres”, sostuvo.

“High Life” está ambientada en el espacio profundo, más allá del sistema solar donde Monte y su hija Willow viven juntos en una nave espacial, completamente aislados.

Monte, un hombre solitario que usa su estricta autodisciplina como protección contra el deseo –el propio y el ajeno–, tuvo a su hija contra su voluntad. Su esperma se usó para inseminar a Boyse, la joven que dio a luz a la niña.

Formaban parte de un grupo de prisioneros: convictos espaciales, presos en el corredor de la muerte. “Conejillos de indias” enviados en una misión al agujero negro más cercano a la Tierra y ahora solo quedan Monte y Willow.

Consultada sobre el guión del filme,  la directora francesa aseguró que “no estoy segura de si es tan importante que los actores lo hayan entendido, yo era un poco astrofísica cuando escribí el guión pensando en la singulariad del agujero negro donde tiempo y espacio se unen, intenté entenderlo así”.

Concretamente, sobre la participación de Robert Patinson en la película indicó que antes de comenzar el rodaje se reunieron en varias ocasiones. “Creo que no comprendía del todo el guión y lo veía tan joven, pero a la hora de rodar creo que lo entendió y a mí me encanto”, dijo.

Sobre el proceso de creación de la película, indicó que le rondaba por la cabeza un hombre en el espacio, fuera de la atmósfera terrestre, todos se habían muerto y allí estaba solo con un bebé, una niña, por lo que al mismo tiempo no podía morir, no podía dejar a esta niña sola.

Para Denis, quien también dirigió “Chocolat”, con la que ganó en 1988 la Palma de Oro en el Festival Internacional de Cine de Cannes, su película incluye temas como el deseo, la ternura, aunque haya escenas perturbadoras.

Pattinson habló de la experiencia de trabajar en el plató con un bebé. “Fue excelente trabajar con un bebé, es como tener un animal salvaje en el plató, una fuente constante de sorpresas y también de inspiración”, sostuvo.

Elogió el hecho de trabajar con la directora francesa. “Creo que no tiene un plan y eso es lo que me encantó del trabajo de Claire, tenía curiosidad de saber cómo abordar el papel de manera física y no ser demasiado cerebral”.

El actor, modelo, productor y cantante británico, aseguró que “fue interesante interpretar el papel de una persona que no tiene dirección determinada y no sabe a donde va”.

Recalcó que Claire Denis es una de sus directoras favoritas y le han gustado casi todas las películas que ella ha realizado.

“Es fácil rendirte a alguien cuando confías en ella y tu interpretación acaba siendo muy divertida. Confíaba completamente en ella y me sentí muy libre a la hora de interpretar el papel”, añadió.

Además, el intérprete de la saga “Crepúsculo” aseveró que no cree tener un estigma sobre un tipo de personajes y “he intentado que todas las películas, desde que accidentalmente me convertí en actor, sean personales”.

A su vez, Juliete Binoche consideró que el trabajo rodando esta película ha sido una especie de libertad.

“Yo diría que Claire no dirige sino que observa, forma parte de ti como si fuera tu cuerpo, siempre me fascina la manera en la que trabaja, hay un enorme amor, no miente (…) siento que trae consigo un realismo, y ya luego de trabajar podemos reírnos”, abundó.

Loading Facebook Comments ...