Fuente: Notimex

Luis Tosar y Javier Gutiérrez vuelven a coincidir en un “thriller” de acción, esta vez junto al actor catalán Alain Hernández. Se trata de “Plan de fuga”, un filme sobre un atraco perfecto donde “nada es lo que parece” y que conecta con cierto “deseo oscuro” del ciudadano/espectador de asaltar el poder.

“La sensación de que te atraquen, de que el poder corrupto acaba con uno y el ciudadano tenga el deseo oscuro de hacer justicia a mano armada siempre ha estado ahí, pero es cierto que ahora está muy candente”, ha señalado hoy a Efe Tosar, durante la presentación del filme, dirigido por Iñaki Dononsorro y producido por Atresmedia.

Esta vez Tosar es el policía, una especie de jefe y padrino del protagonista, Alain Hernández, un tipo con doble vida que se infiltra en una banda de delincuentes para asaltar la cámara acorazada de un banco suizo.

A diferencia de la reciente “Cien años de perdón”, con la que guarda algunas similitudes, en “Plan de fuga” no tiene tanto peso lo político, y la trama, guiada sobre todo por la vocación de entretener, se centra en los personajes inmersos en el atraco.

“Hemos intentado compensar la parte policíaca con la de personajes”, explica Dorronsoro, que parte de un tipo en crisis (Hernández), insatisfecho con su vida, cuando aparece en ella un personaje clave de su pasado.

Ese personaje es el que interpreta Javier Gutiérrez, un yonqui en estado terminal que fue su amigo y con quien comparte un código de lealtad y fidelidad. “Es un personaje que sobre el papel asustaba”, admite Gutiérrez, que ha tenido como referencias al Bardem de “Días contados” y al Christian Bale de “The fighter”.

“Era muy importante la caracterización”, subraya, “porque es un personaje al borde de la muerte y había que dar esa sensación”.

En el caso de Tosar, que ya ha hecho varias veces de policía, la última en “El niño” (2014), no hay un referente concreto sino un bagaje amplio como espectador del género, según cuenta, aparte de las experiencias directas con policías con los que ha contactado.

“Son gente que ha vivido mucha calle y se las saben todas”, dice. “He hecho varias películas de policía y al final tienes una especie de red; en general colaboran mucho con nosotros y no se cortan a la hora de contarte cosas, no solo la acción sino también lo cotidiano y ordinario”.

Tosar y Gutiérrez coincidieron en 2015 en la ópera prima de Dani de la Torre, “El desconocido”, otro “thriller” con los robos y los bancos en el centro de la trama y el año pasado en el drama bélico “Los últimos de Filipinas”.

“Parece que hemos hecho mucho cine juntos, pero en realidad solo han sido tres películas”, afirma Gutiérrez, que considera a Tosar “uno de los grandes”.

En este sentido, Dorronsoro no puede estar más satisfecho. “Cuando haces una película, hay cosas que salen peor de lo que piensas y otras mejor. Entre lo mejor de esta película sin duda está la parte interpretativa. Nunca habría soñado con unos actores de esta calidad”, señala el director, especializado en filmes de acción.

Pese a que considera que el cine de género siempre refleja algo de la realidad que le rodea, Dorronsoro insiste en que esta película no es “cine social” sino de entretenimiento y advierte de que “ya está todo inventado”.

“Me hace gracia todo lo que está pasando con el Canal de Isabel II, porque ‘Chinatowmn’ (Roman Polanski) habla justamente de cómo la ciudad de Los Ángeles se construye en medio de un gran desfalco que tiene que ver con el control del agua”, recuerda.

“Todo lo que se podía denunciar en el cine ya se ha hecho, aunque eso no significa que no se deba hacer más. Lo que no sé es si yo me atrevería. El cine social es un cine serio y con una

Loading Facebook Comments ...