Fuente: Notimex

Toronto. – En el estreno de “Fahrenheit 11/9” de Michael Moore, su apasionado y portentoso documental sobre Donald Trump y las condiciones que llevaron a su presidencia, el cineasta invitó al escenario a estudiantes de Parkland, Florida, que aparecen brevemente en la película.

“¡Generación de la esperanza!”, gritó alguien entre el público.

“No, estoy en contra de la esperanza”, corrigió Moore. “La esperanza era de cuando Obama. Estoy a favor de la generación de la acción”.

Su nueva película es, en apariencia, predecible. Que el activista de 64 años volteara la cámara contra el ascenso de Trump no le sorprendería a nadie. Lo que sí sorprendería es que también la voltee contra los líderes demócratas, el presidente Barack Obama e incluso contra sí mismo.

“Esta película trata de nosotros tanto como de Trump”, dijo mientras le daba los toques finales a “Fahrenheit 11/9”. Afuera, en un pizarrón, estaba escrita una cita de Walt Whitman: “Resiste mucho, obedece poco”.

“Quiero que todos descubramos cuál fue nuestro papel en no detener esto hace mucho tiempo y quiénes somos nosotros como estadounidenses”, dijo Moore.

Pero incluso aunque Moore encuentra muchas cosas que celebrar en la película _ la Marcha de las Mujeres, la huelga del sindicato de maestros de Virginia Occidental, la candidata al congreso de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez _ también está lleno de desesperanza. Siente que EU pende de un hilo y que Trump es una emergencia nacional, real o artificial, lejos de asumir un control autoritario.

Loading Facebook Comments ...