Fuente: Notimex

El documental “El silencio de otros”, producido por el español Pedro Almodóvar y que denuncia las atrocidades cometidas por el franquismo en voz de sus sobrevivientes, será exhibida en esta ciudad candiense como parte del 25 Festival Internacional de Documentales Hot Docs.

La cinta fue dirigida por Almudena Carracedo y Robert Bahar, quienes en entrevista con Notimex hablan de las heridas abiertas que dejaron 40 años de la dictadura del general Francisco Franco (1939-1975).

“El pacto del olvido en España tiene la Ley de Amnistía, que bloquea la investigación de los crímenes cometidos por la dictadura de Franco, pero también un bloqueo oficial para que esto no se enseñe en las escuelas ni se hable en la calle con la excusa de no dañar la democracia actual”, señaló Carracedo, quien dijo formar parte de la “generación de la transición”.

Comentó que como prueba del silencio colectivo que imperó después de la dictadura, donde las víctimas “protegían” a las nuevas generaciones no hablando de las atrocidades que vivieron. “La primera vez que yo vi reflejado el fascismo en España fue en la película ‘El laberinto del fauno’, del mexicano Guillermo del Toro”, agregó.

Por su parte, el cineasta estadunidense Robert Bahar explicó que “sabía de la Guerra Civil Española, pero no sabía que había habido una dictadura en España por tanto tiempo”.

Acompañando a los directores, llegó a Toronto José María “Chato” Galante, uno de los sobrevivientes de la dictadura franquista y quien pasó varios años en la cárcel.

Una prueba del impacto negativo del pacto del olvido es que muchos españoles no saben cómo murieron sus abuelos o sus padres. “Yo me enteré que a mi abuelo lo mataron los fascistas y no los rojos hasta que tenía 20 años y eso porque una tía me lo contó”, recordó “Chato”.

“La garantía de que esto no se vuelva a repetir es superándolo, hablando de ello y reconociendo a las víctimas”, dijo Galante, quien a los 24 años fue encarcelado y desde que salió no ha dejado de luchar para que se haga justicia y se procese a los autores de tortura, robo de niños y entierros clandestinos.

La cinta no ha sido vista aún en España porque “queríamos primero presentarla fuera para después llegar a los cines españoles con la reacción internacional.

“El silencio de otros” obtuvo el Premio del Público en el pasado Festival Internacional de Cine de Berlín y se proyectará en otoño próximo en México en un importante festival cinemtográfico.

“Chato” recordó que durante la presentación en Berlín se tuvo que traducir dos veces su testimonio cuando explicó que existe un monumento al general Franco, pues “los alemanes no creían que eso fuera posible, es como si tuviéramos un monumento a Hitler, me comentaron”.

Para el sobreviviente ésta es “una página negra de nuestra historia”, que es necesario reconocer, exponer para evitar que se repita.

Los directores y el sobreviviente coincidieron en denunciar que España denuncia violaciones en otros países pero no hace justicia a las víctimas de la dictadura franquista, aunque reconocieron que ahora en el 2018 se habla un poco más del tema y que debido a la presión el lunes pasado se realizó la primera exhumación en una fosa clandestina en el Valle de los Caídos.

Con este documental, en donde las víctimas se ven obligadas a caminar en las calles que llevan el nombre de sus torturadores, se busca romper el silencio colectivo y que se reconozca a quienes fueron encarcelados por luchas contra la dictadura como luchadores sociales y no como delincuentes expresidiarios.

“El Estado español no ha pedido perdón, no los reconoce como víctimas; a algunos torturados se les señala como criminales”, señaló Almudena Carracedo.

La directora indicó que la música de la cinta fue compuesta por los músicos mexicanos Leonardo Heiblum y Jacobo Lieberman.

Los cineastas manifestaron que contar esta negra historia de España en la propia voz de las víctimas fue para que el público se adentre en los testimonios, para entender lo que sintieron esas personas, contar la historia en forma “íntima y humana”.

Para Galante volver a revivir sus años de tortura, regresar a la celda donde le robaron su juventud “no fue fácil”, incluso “sé de algunos amigos que no han sido capaces de reconstruir su relato”, pero era necesario hacer esta película porque “tenemos la obligación moral de contarle a los jóvenes lo que pasó porque no podemos robarles un pedazo de historia”.

Loading Facebook Comments ...