Fuente: Notimex

La película canadiense “Génesis”, dirigida por Phillippe Lesage, un filme sobre el despertar sexual adolescente en el que el cineasta incorpora una gran cantidad de material autobiográfico, logró la Espiga de Oro de la edición 63 de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

Lesage también logró el Premio “Ribera del Duero” al Mejor Director del certamen por esta película y Théodore Pellerin obtuvo el Premio al Mejor Actor interpretando en la cinta a Guillaue, un alumno famoso en su colegio.

El realizador canadiense, presente en esta edición de la Seminci, recogerá los galardones esta noche en la gala de clausura del certamen en el Teatro Calderón de Valladolid, ciudad al norte de Madrid.

La trayectoria autobiográfica que Philippe Lasage comenzó con “Los demonios” (2015), una película sobre Félix, un niño de diez años que empieza a conocer el mundo adulto, imaginativo y sensible, encontró su continuación natural en “Génesis”.

Al presentar la película esta semana aquí, Lesage señaló que tenía lógica continuar con la idea con protagonistas un poco más grandes. “Me interesaba observar los movimientos del corazón a través del descubrimiento de la sexualidad”, dijo.

Recalcó que la mayor parte del material de la película viene de su propia vida. “Me baso en la convicción de que cuanto más personal y preciso sea ese material, más correcto, pero en cualquier caso, las situaciones que viven los personajes son bastante comunes, le pueden pasar a mucha gente”, añadió.

El filme, situado en un momento indeterminado, incluye elementos que hacen muy difícil situarla temporalmente. Un ejemplo es la banda sonora, que combina piezas de los años 1950 con música contemporánea, y trasciende a las pretensiones del autor.

“No sitúo la película en un momento preciso porque no me gusta el discurso generacional”, dijo.

Con respecto al profesor del internado, el adulto que más protagonismo tiene en el filme, existió realmente en la vida del director.

“Fue una persona muy importante para mí cuando era estudiante. Cuando éramos jóvenes lo admirábamos, porque era muy carismático, pero también le teníamos miedo porque era capaz de humillarnos. Lo he puesto en la película para vengarme”, aseveró.

Sin embargo, hizo hincapié en que de manera más trascendental representa la dinámica de poder dentro del microcosmos que es una clase, pero que puede hacerse extensiva a la sociedad.

El jurado de la Sección Oficial de la edición 63 de la Seminci otorgó la Espiga de Plata “ex aequo” para la película alemana “In den Gangen”, dirigida por Thomas Stuber; y para la estadunidense “The miseducation of Cameron Post”, dirigida por Desiree Akhavan.

Loading Facebook Comments ...