Fuente: Notimex

A través de la capacitación y el fortalecimiento de la creatividad audiovisual, el Festival Internacional de Cine de Monterrey (FICMonterrey) intenta formar nuevos públicos y desde hace 14 años crea sinergia con asociaciones que promueven la producción audiovisual entre niños y jóvenes.

Fruto de ello es “Pantalla abierta”, iniciativa en la que se gestiona la creación y proyección de cortometrajes sobre las preocupaciones e intereses de las nuevas generaciones.

Al respecto, Juan Manuel González, director del FICMonterrey, señaló que en “Pantalla abierta” se proyectan cortometrajes hechos por niños y adolescentes, con el objetivo de fomentarles el poder de transformación del audiovisual y el poder que tiene de llevarlos a otros lugares.

“La idea es ir generando cada vez un movimiento importante para la calidad del cine y esto lo hemos hecho desde antes de denominarnos FICMonterrey, pues en el 2000 levantamos el Festival de Cine de Video Voladero, que duró cinco ediciones y que lo convertimos en el festival”, expuso.

En ese tenor, celebró que un gran número del público, jóvenes entre 18 y 30 años, han crecido de la mano del encuentro fílmico. “Es decir los chicos que hoy tienen 20 años, casi toda su vida han disfrutado de un festival en su ciudad”, anotó.

A fin de fortalecer la creatividad que existe entre la sociedad regia, principalmente los niños, el FICMonterrey lleva cine a las escuelas, secundarias y preparatorias, así como a casas hogar donde imparten talleres para la producción de cortometrajes, los cuales se exhiben en “Pantalla abierta”.

Entre los materiales que este año integraron la programación de esta iniciativa destacan “Vigilancias underground”, de Luis Ángel Méndez; “Un tesoro muy grande en un mar muy pequeño”, de Paola Peñaloza; “The freedom of love”, de Adrián Robledo y Luis Ángel Méndez, y “Monstruo”, del Grupo de sexto de la Escuela Primaria “Niños Héroes”.

Se trata de historias de niños y adolescentes que experimentaron hacer una película por primera vez. Para producir los 12 cortometrajes, entre ficción y animación, el FICMonterrey colaboró de la mano de Heartland Alliance, Enseña por México, talleres Ludoscope y Fundación Kawoq.

“Para los cortos colaboramos con asociaciones que se dedican a fomentar la creatividad audiovisual y nosotros prestamos los espacios”, comentó Juan Manuel González, quien aseguró que con base en su experiencia son historias muy tiernas.

Refirió que en su primer taller trabajaron en una casa hogar de niñas, cuyas familias no las pueden cuidar y que van por ellas los fines de semana, y el resultado fue la creación de tres películas sobre la posibilidad de escape.

“Una era sobre una jirafa que estaba llorando en un zoológico y un niño conseguía unas pastillas mágicas para hacerla pequeñita; la guardaba en una maleta y la llevaba a África. Otra era de un pajarito que estaba en una jaula y era rescatado por otro pajarito, y la tercera era sobre un niño que se pierde y regresa con sus padres”, detalló.

De acuerdo con el director del encuentro, fueron historias fuertes y lindas

Loading Facebook Comments ...