El Festival de Cine de Locarno reafirma su esencia ecléctica en 70 cumpleaños

34

Fuente: EFE

Ginebra, 1 ago (EFE).- La septuagésima edición del Festival de Cine de Locarno reafirmará, a partir de mañana y durante diez días, su esencia con una programación ecléctica en la que grandes nombres del séptimo arte competirán con nuevos talentos.

Creado en 1946, el Festival de Cine de Locarno es un referente para los cinéfilos, que acuden año tras año en agosto a la localidad situada en la región más meridional de Suiza para disfrutar de cine de autor y estrenos mundiales, además de para descubrir quien se hace con el preciado Leopardo de Oro.

Este año, los organizadores del evento seleccionaron un centenar de filmes entre más de 4.000 visionados y ampliaron considerablemente las actividades paralelas con un nuevo ciclo de charlas, talleres para los más pequeños y el concurso “película de mi vida”, que anima a los seguidores del evento a compartir en redes sociales su filme favorito.

La competición internacional contará con 18 títulos, 15 de ellos estrenos mundiales, que serán valorados por un jurado internacional presidido por el crítico de cine, director y guionista galo Olivier Assayas.

Entre los títulos en liza se encuentran películas de cineastas experimentados como François-Jacques Ossang, con su thriller “9 doigts” (“Nueve dedos”) protagonizado por el francés Gaspard Ulliel; Denis Côte, con su documental híbrido sobre el culturismo “Ta peau si lisse” (“Tu piel tan suave”); y Serge Bozon con la comedia fantástica “Madame Hyde”.

La organización celebró especialmente la candidatura al Leopardo de Oro de “La telenovela errante”, filmada en 1990 -y finalizada en 2017- por el director chileno Raúl Ruiz y jamás vista hasta la fecha, que se estructura en base a la presunción de que la realidad del país austral no existe, sino que es un conjunto de teleseries.

Asimismo, no faltan nuevos talentos que compiten con su primer largometraje, como el actor estadounidense John Carroll Lynch (“Lucky” o “Afortunado”), el productor creativo rumano Andrei Cretulescu (“Charleston”), el artista multidisciplinario islandés Hlynur Pálmason (“Vinterbrødre” o “Los hermanos del invierno”) y el actor y guionista italiano Germano Maccioni (“Gli Asteroidi” o “Los asteroides).

Entre los filmes en competición se cuentan cuatro documentales.

“Otros festivales se basan en viejas costumbres, mientras nosotros preferimos volar a zonas no exploradas, ampliando los límites del género y apostando por un cine que se deja contaminar por el documental”, señala el director artístico del evento Carlo Chatrian.

Con la inauguración de cuatro salas de proyección, el Festival de Cine de Locarno espera llegar a más público, que normalmente se congrega en la Piazza Grande de la localidad helvética, con capacidad para 8.000 personas.

Las proyecciones al aire libre en la plaza céntrica de Locarno son uno de los grandes atractivos del festival y este año proyectará una veintena de películas, algunas estrenos internacionales y títulos esperados como el filme de acción “Atomic Blonde”, que transforma a la oscarizada Charize Theron en una agente del servicio secreto británico.

Sin embargo, la presencia femenina se ha reducido en comparación con 2016 y tan solo cinco de los 34 filmes que se mostrarán en la Piazza Grande o que están en competición han sido realizados por mujeres.

Por otro lado, el evento cinematográfico entregará el Leopardo de Honor al director americano Todd Haynes, realizador de “Carol”, y rendirá tributo a la trayectoria del también estadounidense Adrien Brody, oscarizado por su papel en “El pianista” de Roman Polanski.

Además, el Festival de Cine de Locarno reconocerá la calidad del trabajo del director de fotografía español José Luis Alcaine en un homenaje el día 10 de agosto.

Loading Facebook Comments ...