Fuente: Notimex

A más de seis décadas de su incursión en la actuación, Isela Vega compartió sus experiencias en el séptimo arte, al tiempo que reconoció que éste le ha brindado inolvidables momentos.

El cine me aportó tiempos felices, mucho conocimiento y me dio de comer“, aseguró la actriz.

“Los sacrificios que he tenido qué hacer son el no poder estar donde quieras, el no estar con mi familia, con mis hijos y nietos, pero son pequeños sacrificios en comparación a lo que me ha dejado el cine“, dijo a la prensa al término de una clase magistral.

La actriz de cintas como “Don Juan 67” y “El deseo llega de nocheofreció una clase magistral, como parte de las actividades del Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF) que celebra su vigésima edición.

Ahí la actriz compartió algunos momentos de lo que ha sido su trayectoria artística y en donde muy sonriente y con su toque picaresco recordó a compañeros muy queridos como Mario Moreno “Cantiflas”, Mauricio Garcés y Gonzalo Vega.

La sonorense reunió una nutrida audiencia en la Casa Mayorazgo de esta ciudad, que atenta escuchó hablar a la actriz cuya carrera estuvo marcada por su trabajo irreverente para la época.

Durante esas seis décadas de labor en el séptimo arte ha estado expuesta a la polémica y la censura con trabajos como “Las apariencias engañan” y “La viuda negra“.

Asimismo recordó cómo fueron los primeros desnudos que hizo y cómo impactaron, aunque para ella eso no era un problema ya que siempre fue una mujer que decidió no seguir los convencionalismos sociales.

Vega también fue dirigida por el estadunidense Sam Peckinpah, lo que significó su debut hollywoodense.

Pero sin duda de los momentos que más recuerda fue trabajar al lado de Mauricio Garcés en “Don Juan 67”, pues se sentía atraída por él aunque sin tapujos aclaró que nunca fueron amantes pero sí buenos amigos.

 

Loading Facebook Comments ...