Con “Noche de fuego”, Tatiana Huezo debutará en el terreno de la ficción

25

Fuente: Notimex

A seis años de comenzar el rodaje de su ópera prima “El lugar más pequeño”, en 2011, la cineasta Tatiana Huezo afina los detalles de “Noche de fuego”, película con la que debutará en el terreno de la ficción a través de la historia de tres niñas que crecen en medio de la guerra.

En charla con Notimex, Huezo aseguró que a diferencia de su primer trabajo, esta película llegó muy rápido, incluso más que la multipremiada cinta “Tempestad”, que la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) seleccionó como candidata para buscar un lugar en los premios Goya y Oscar.

Sobre “Noche de fuego”, su primera ficción, Huezo indicó que será producida por Nicolás Celis, con quien también ha unido talento en sus trabajos anteriores.

“En la ficción he encontrado una forma distinta de aproximarme a las historias y mientras que en el documental hay que atrapar la vida -aun cuando antes de filmar trabajo en la estructura narrativa, en cómo quiero que se vea y en cómo quiero se escuche, ahorita que estoy escribiendo la ficción me ha costado mucho trabajo reubicarme en el planeta de cómo se desarrollan las situaciones y hay que crear un mundo”, expresó la creadora.

Sostuvo que por ahora le ocupa el encontrar el mundo que ha creado en el papel para darle vida. En ese sentido, la cineasta emprenderá un viaje por territorio conocido: “ese que cumple con todos los elementos que le dan realismo a la historia”, apuntó.

Detalló que se trata de una historia local que se desarrolla en la sierra, “en la montaña, entre iguanas, alacranes y víboras, y que habla de la infancia y la adolescencia a través de tres niñas que viven en un contexto difícil (…) uno en el que se habla sobre lo que significa crecer en medio de la guerra”.

Tras reconocer que inevitablemente la cinta tiene una parte autobiográfica, pues parte de su familia paterna (salvadoreña) murió en la guerra o está desaparecida, dijo que buscará abordar la trama partiendo del tema de la adolescencia y cómo es que se viven en esta etapa los temas de la muerte y la enfermedad.

Al cuestionarle respecto al elenco de la cinta, mencionó que mezclará actores con no actores, a fin de darle un toque especial a la historia.

“Hay muchos actores a los que admiro y me gustaría acercarme a ellos, pero también me hace ilusión poder mezclar en la película a niñas y niños con los perfiles de la historia. Es decir, ir a buscarlos en la vida, en los pueblos; creo que es algo que sé hacer y en breve comenzaremos los castings para encontrar los rostros que carguen por sí mismo el peso de la guerra”.

La cineasta aseguró que decidió asumir este reto (la ficción) con el deseo de contar con la libertad de la manipulación de la historia.

“Trabajar un guión con historia definida por el autor y alimentarla con una profunda investigación es algo que me seduce y que me permitirá desarrollar ahí todos los temas que me preocupan”, compartió la creadora de nacionalidad mexicana y salvadoreña.

La egresada del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) refirió que este trabajo es posible a partir de las herramientas que ha aprendido del documental, por lo que su producción tendrá el mismo rigor que demanda la realidad.

A la par, la cineasta trabaja en un documental también sobre la adolescencia. “Me interesa hablar de ese dejar atrás la infancia y adquirir responsabilidades, el cómo un adolescente tiene que entender lo que significa la muerte y la enfermedad”, compartió.

Respecto a “El eco”, nombre de su próximo documental, expuso que se desarrolla en un pequeño pueblo en la Sierra de Puebla que se llama así “El Eco”.

“La primera vez que llegué le pregunté a la gente el por qué del nombre y nadie supo decirme algo, entonces cuestioné si había alguna parte en donde hubiera eco en el pueblo y una señora me dijo: “lo que pasa es que el viento se lleva a pasear las voces de la gente por los cerros y por eso tienes que tener mucho cuidado con lo que dices”, recordó.

De acuerdo con la cineasta, en este valle remoto y solitario viven algunos niños y mientras el invierno y la sequía azotan el lugar, ellos cuidan de las ovejas y de sus abuelos, además de que juegan a matar víboras y van a la escuela.

“Aprenden a mirar la muerte, la enfermedad, el amor. Esta será una historia de amigos y hermanos, de sentir el vértigo frente a la vida, de crecer”, señaló la creadora, quien continuará trabajando en este guión posterior a filmar su ficción.

Loading Facebook Comments ...