Clímax: el nuevo viaje psicodelico que te destrozara

31

Clímax (2018) es lo nuevo del director franco-argentino, odiado por unos y odiado por otros: Gaspar Noé. Estrenada en México durante la más reciente edición del FICM, ahora llega a todas las salas de cine para sacar quicio a todo aquel espectador que se atreva a quedarse en sus asiento durante toda la función.

Con este nuevo filme, se nos relata la vida de un grupo de bailarines que viven un “encierro” antes de una gran presentación. El grupo decide relajarse un poco, con una pequeña fiesta. Eso sí, nada de alcohol y drogas, o esto es lo que ellos planeaban. Ya que todo sale mal por culpa de un ingrediente secreto que alguien colocó en la sangría que todos han consumido. Ha raíz de esto, comienzan a ocurrir una serie de acontecimiento que quedan, por mucho, fuera de lo que se cataloga como “buen comportamiento”.

Presuntamente basada en hechos reales, este filme busca mostrar la verdadera condición humano, y es que esto es algo que Gaspar Noé siempre hace con sus personajes. Busca bajarlos a lo más bajo de lo bajo, para mostrar una humanidad “sucia”. Pero esta vez a quienes busca exponer es a la juventud y sus excesos. Es una descripción de esta paranoia que viven los jóvenes y como la mezclan con el famoso “equis somo chavos”.  El descontrol en la juventud siempre ha existido de una manera u otra, pero aquí el director franco-argentino busca expulsar toda moral y exponer los verdaderos deseos de los personajes. Y es que en sí, esto es lo que hace el uso del alcohol y las drogas, hace que uno mismo se exponga a situaciones que pueden ser catalogados como peligrosas.

Claro que la cinta no busca realizar un juicio moral, sino todo lo contrario. Busca contar, cómo los mismo jóvenes son las víctimas de esta sociedad que no es más que una serie de contradicciones.  Las presiones que se les pone a los jóvenes de hoy, los llevan a una fiesta…de terror.

Ahora, las acciones, los cambios de humor y los pensamientos de los personajes, se apoyan en la paleta de colores. En la cual predominan, el rojo, el amarillo, el verde y el azul. Es a través de ellos que podemos sentir visualmente la histeria por la que vive cada uno de los personajes. Sin mencionar que la selección musical y el movimiento de la cámara realmente te lleva a una desesperación extrema, lo sienten los personajes en pantalla y lo sientes tú como espectador. Es como si estuvieras viviendo en una pintura de Kandinsky.

Clímax, ha sido la película de Noé mejor recibida por la crítica,y es que después de verla saldrás destrozado, ansioso y cautivado por la que ( en nuestra opinión) es de los mejores dramas que se han realizado últimamente. Todo un viaje psicodélico, sin necesidad de la drogas.

Loading Facebook Comments ...