Fuente: Notimex

El mundo vive una época o un tiempo en el que se valora el bagaje cultural que poseen las zonas de los pueblos originarios, lo cual está favoreciendo a cineastas para contar ese tipo de historias, afirmó el director peruano Óscar Catacora, autor del filme “Wiñaypacha”.

Catacora estuvo en Madrid y Barcelona recientemente para presentar su película, que fue elegida en Perú para optar al Oscar a la Mejor Película en habla no inglesa, aunque finalmente quedó fuera de la competencia.

En entrevista con Notimex, señaló que esa valoración del bagaje cultural de los pueblos originarios queda patente en películas donde se habla en lenguas indígenas como “Roma”, de Alfonso Cuarón, la cual sí aspira a un Oscar a la Mejor Película en habla no inglesa.

Puso como ejemplo que en Perú, el gobierno está promoviendo las 47 lenguas originarias que existen y la población de alguna manera está dando respaldo.

“Hay una mayor conciencia del valor que cada lengua posee, cada lengua arrastra una sabiduría ancestral porque han sido necesarios cientos o miles de años para poder acumular todo ese bagaje”, anotó.

Sobre el éxito que ha tenido “Wiñaypacha”, consideró que gran parte de quienes viven en las zonas urbanas de alguna manera tienen conexión directa con las zonas rurales.

Además, dijo, la película habla de un tema que es universal, que es la vida propia, es decir la vejez, “al que todos en algún momento de nuestra vida nos vamos a enfrentar, es un tema sumamente importante y necesario para la actualidad y para el futuro”.

Sobre si hay fecha de estreno de la película en España, Catacora explicó que se está trabajando con quechua films y confió que en determinado momento se pueda concretar un estreno.

Acerca del filme, el cineasta manifestó que es acerca de sus orígenes pero además, “quería contar una historia local, indigenista, muy parecida a la literatura indigenista que ha surgido en Perú”.

“Teniendo todas estas referencias, tratamos de escribir una historia con todos estos elementos, con todas las características que han sido propios de la literatura indigenista, esa fue la base de la película”, agregó.

Indicó que la premisa básica empieza con una problemática que es el abandono de las personas de la tercera edad en las zonas rurales ubicadas en la cordillera de los Andes debido a la migración de parte de los jóvenes quienes se trasladan a las zonas urbanas en busca de mejores oportunidades.

“Estos jóvenes en muy pocas ocasiones retornan a su lugar de origen, y la película habla sobre la pérdida de la identidad cultural, el abandono de los padres quienes perecen en la soledad y con ella se pierden lo que son los valores culturales”, añadió.

“Es una película un poco amplia, es una película de análisis, de reflexión, de contenido, comprometida con la sociedad”, acotó.

Además de que la película está inspirada en sus orígenes, tiene un vínculo familiar mayor porque el protagonista masculino es abuelo del director.

“Inicialmente no queríamos que nuestro abuelo participara, teníamos miedo de que nos dijeran que es una película muy familiar, entonces estuvimos buscando durante un año a este protagonista”, compartió.

No obstante, fue muy complicado conseguir a los protagonistas ya que se buscaba a personas de 80 años, que estén en un buen estado físico y mental, con capacidad artística y creativa.

“Estuvimos ensayando con varios actores, no nos fue muy bien y nuestro último recurso fue recurrir a nuestro abuelo, que por cierto no quería, tenía mucho temor, desconoce todo lo que es la actividad cinematográfica, pero gracias al apoyo y al respaldo de la familia pudimos convencerlo”, concluyó.

Loading Facebook Comments ...