Fuente: Notimex

La vida en los pliegues”, de Carlos Amorales, obra con la que México estará representado en la 57ª Muestra Internacional de Arte de la Bienal de Venecia, es una pieza muy humana, reflejo de la apertura del arte hacia otros medios, y del deseo que tiene ese artista mexicano por llevar el arte nacional a públicos del mundo.

Con esta propuesta, informó Amorales en videoconferencia desde Venecia, cierra una etapa de su trabajo con lenguajes codificados, pues a partir de esta pieza iniciará una nueva etapa de su labor, pero antes, planea traerla a México para darle una gira por diversos puntos del país, sobre todo, donde la migración es un problema.

El maestro Carlos Amorales describió su obra, que incluye escultura, marionetas, cine, música y performance, como una instalación con obra en la pared, escultura en la mesa, y un monitor donde se proyectará la película. “A simple vista parece muy formal, pero en el fondo tiene una historia y una narración muy interesante, actual y bien descrita”, dijo.

La instalación en su conjunto cuenta la historia de una familia de migrantes, papá, mamá y un pequeño hijo, quienes llegan a un pueblo donde se hace un chisme que crece, crece, crece y crece, hasta que la situación se sale del control de los habitantes de esa pequeña localidad y terminan por linchar a la familia, drama que puede suceder hoy donde sea.

Ya que la migración es el tema que lo ha tenido ocupado en la etapa reciente de su labor creativa, para “La vida en los pliegues” Amorales utilizó muchos géneros de arte, unidos a través de las formas, y materiales como papel sobre el cual hay una tipografía, que a su vez, otorga a cada letra las facultades de un instrumento musical, ocarinas, que narran una película.

Para Amorales, la migración es un tema muy importante con fuerte presencia en Europa y el mundo, por eso espera que no se vea como algo local sino universal. Esa animación puede ocurrir en cualquier país y en cualquier tiempo, por eso la instalación central descansa en siete mesas y sobre ellas, alrededor de 90 partituras acompañadas por la película, explicó.

Dejó ver que han sido semanas de trabajo arduo, pero que este día, ya tiene concluida la instalación, misma que será presentada a partir del 11 de mayo en la Sala de Armas de la 57ª Muestra Internacional de Arte de la Bienal de Venecia. Con esta pieza multidisciplinaria y sensorial, Amorales, celebra también 25 años en el arte.

Espera cerrar un círculo para abrir otro, reiteró al señalar que la presente experiencia con las obras narrativas, le anima a seguir por ese rumbo, pues le gusta el cine, y porque está feliz por la curaduría de Pablo León de la Barra. En conjunto realizaron un trabajo que integra arte visual, musical y textual pensado exclusivamente para la Bienal de Venecia.

El mexicano se refirió también a su contento por estar representando a México en ese espacio para promover y difundir las diversas expresiones del arte contemporáneo. “La vida en los pliegues”, efectivamente, es un ejercicio de reconfiguración del lenguaje textual, musical y visual, con el que su autor ha incursionado en mundos satisfactorios.

La exhibición se llevará a cabo en la Sala de Armas de El Arsenal, sede del Pabellón de México en la muestra. El público verá y escuchará una  mezcla instrumentos musicales con partituras. Los instrumentos están al centro a manera de un gran alfabeto para formar poemas. Las paredes están vestidas con una gran partitura. La obra es visual, musical y textual.

“Es una instalación con distintos niveles de lectura. En este trabajo confluye mi interés por lo textual, la poesía concreta, el lenguaje, la escritura y la música, además de que habrá un performance para darle un sentido escénico y experimental”, dijo Amorales; “La vida en los pliegues” es un paso más en una investigación donde la música abre espacios.

Loading Facebook Comments ...