Fuente: Notimex

La película mexicana “Museo” recibió hoy aplausos del público asistente al Festival Internacionl de Cine de Berlín (Berlinale), cinta que participa en la sección de competencia y es dirigida por el mexicano Alonso Ruizpalacios y protagonizada por Gael García Bernal.

El largometraje narra un hecho real que ocurrió en México en 1985, está hablado en español y con subtítulos en inglés y en alemán, de manera que está preparado para la distribución internacional si logra despertar el interés de los miembros del jurado del festival.

En la proyección para la prensa internacional en el Palacio de la Berlinale que tiene espacio para mil 200 personas, la sala estaba casi llena.

En conferencia de prensa que siguió a continuación en el teatro del hotel de cinco estrellas que está frente al Palacio de la Berlinale, se presentaron el director, los productores, el guionista, y los actores.

Sin embargo, 15 minutos después de iniciada entró al escenario el actor mexicano Gael García Bernal disculpándose por llegar tarde, pero la prensa lo aplaudió entusiasta al verlo aparecer.

A los cinco minutos entró al escenario el director de la Berlinale, Dieter Kossklick, quien fue expresamente para darle un apretado abrazo a García Bernal.

Los periodistas aplaudieron ante el factor sorpresa de las inesperadas entradas a escena de Gael y de Kosslick. “Felicidades, lo lograste!“ le dijo el director de la Berlinale, quien salió de inmediato del escenario para continuar con sus labores.

Kosslick tiene un gran cariño a México y siempre encuentra una oportunidad para demostrarlo.

“Museo” narra la historia de “Juan Núñez” (Gael García Bernal) y de “Benjamín Wilson” (Leonardo Ortizgris), estudiantes de veterinaria, quienes vivían con sus familias en Ciudad Satélite. En la Navidad de 1985 robaron más de 143 piezas del Museo de Antropología de la Ciudad de México.

Entre las piezas estaban la máscara mortuoria de jade del rey maya Pakal, el Mono de Obsidiana y el Oro Mixteco. Una vez de nuevo con sus familias de clase media empiezan a darse cuenta de las dimensiones de lo que hicieron. Se escapan a Chiapas y a Acapulco para colocar las piezas en el mercado negro internacional de objetos de arte, pero el desenlace es inesperado.

Los asistentes a la proyección rieron en las escenas humorísticas, pues el guión consiguió hacer claros los contextos de lo que significaba Ciudad Satélite en esos años como zona conurbada de la Ciudad de México.

La película tiene un ritmo ágil y está rodada en locaciones que indudablemente resaltan su atractivo. Parte del largometraje se desarrolló en el Museo Nacional de Antropología e Historia de la Ciudad de México, considerado como uno de los mejores del mundo, y en las ruinas de Palenque.

En la película se resaltan las versiones oficiales del suceso, que lo atribuyen a una sofisticada banda internacional de ladrones de obras de arte de por lo menos 15 miembos para haber podido llevar a cabo semejante acción.

El director de la película habló en la conferencia de prensa sobre las historias personales que corren simultáneas a la acción del robo, como el viaje interior que tiene lugar en los protagonistas.

Ruizpalacios expresó en que había sido un “regalo” que los padres de los jóvenes no quisieron ser inmiscuídos en la película, lo que le proporcionó la libertad de desarrollar esas relaciones familiares.

“Me interesó muy especialmente el viaje interior de los protagonistas, hicieron una jugarreta de gente joven que los empuja a ser delincuentes”, comentó.

La Berlinale en su edición 68 presenta en total casi 400 películas entre largo y cortometrajes en diversas secciones, que incluye óperas primas de jóvenes cineastas, cine infantil así como cine experimental al que se le da toda la libertad de expresión.

Las películas en competencia son 19 y el próximo sábado se anunciará cual de ellas se llevarán los Osos de Oro y Plata.

Loading Facebook Comments ...